Barcelona pierde “glamour”

2009-01-10-modaas-logosCon tristeza en los ojos, una guapa y elegante señora de la “jet set” barcelonesa me decía: “nos falta glamour”. Luego se quejaba de lo triste, y aburrido que está todo en Barcelona. Nos hemos hecho provincianos   –finalizaba el lamento.

 

No sé si fue 1992, o ¿fue antes? El hecho es que el gran, el enorme glamour de Barcelona se ha perdido, se ha esfumado.

 

El último en saltar del barco, Toni Miro. ¡Fíjate tú! Miro, el nostre noi de la moda, se nos ha ido a Madrid. Se ha hundido la pasarela Gaudi, y todos a Madrid.

No hemos sabido aguantar, y encima el TRIPARTITO le ha lanzado un par de misiles katiuskas, y la pasarela ha hecho aguas. Este es un triste capítulo, de nuestra triste  Barcelona, capital de nuestra querida, y en otros tiempos ensalzada, Cataluña.  CIBELES, 5, GAUDI, 0.

 

Más. Cada año los catalanes asistimos –entre atónitos, e impotentes- a la huida de las sedes de grandes empresas, y de multinacionales. Se van muchas a Madrid. Es la deslocalización –dicen para justificarse los del TRIPARTITO-. Si pero la mayoría se van a Madrid. MADRID, 5,  BARCELONA, 0.

 

Menos mal que nos queda MESSI, Guardiola, y el Barça. MESSI, 5; RAÚL, 0. Este año, espero. Quizás tengamos premio de consolación.  Pido ¡Que MESSI no se deslocalice!

Mas. Pido ¡qué caray! Exijo una BARCELONA glamourosa; con orgullo; qué lidere España, y desde España Iberia, y desde Iberia, latinoamerica. Líderes del mundo, no, ¡líderes de un terruño!

¿Podemos? Si. La pregunta que le hago al internauta es ¿queremos?

Anuncios

22 comentarios

  1. Barcelona está mate. Ha perdido el brillo que le corresponde. Es la estética tripartita.

    Pero los barceloneses somos gente lista. A veces parece que no estemos… pero estamos. Nos damos cuenta. Lo que pasa es que estamos más dados a trabajar que a quejarnos. Pero todo tiene un límite.

    Las empresas ya empiezan a pedir que el nombre de Barcelona vaya unido al de España porque si no no venden. Muchísimos catalanes con gran repercusión en los medios se adhirieron al manifiesto por la lengua común de todos los españoles sin ningún tipo de complejo y ni falta que les hace. Este mes reportaje en la revista Elle donde otros tantos catalanes se apuntan a la marca España sin despeinarse.

    Algo está cambiando y es esperanzador. Hay que dejar que entre aire fresco a nuestra queridísima Barcelona y que salga el enrarecido que no nos pega ni con cola.

    Poder podemos y estamos empezando a querer.

    • Elisabeth, el PP en Catalunya defiende sin complejos esta imagen que tu das de España. Sumar? No, multiplicar. Con España, no contra España. Y esta es la Cataluña que queremos, y si no…. Pues lo que digo en el blog, todos de se van. Y nos quedamos cuatro solitos, en clave provinciana. Buen comentario.

  2. Pues yo me inclino por una tercera vía: ni con ni contra, simplemente al margen. Lo que vende en el mundo no es la antigua marca España, lo que realmente vende es la moderna marca Europa. Tu propuesta de liderar España, y luego Iberia, y luego Latinoamérica suena bien pero es utópica y anticuada. Tu gran referente, España, es exactamente lo que nos están mostrando ahora mismo los medios: un país colapsado, sin ninguna preparación para afrontar una nevada prevista desde hace días. En definitiva, un país tercermundista. No es esto lo que interesa a Barcelona ni a Catalunya. El PP en Catalunya debería modernizar y europeizar un poco (o un mucho) su discurso si lo que pretende es encontrar nuevos clientes. Industrial y comercialmente hablando el mundo que interesa a Barcelona está más al norte y más al este. No pasa por Madrid sino que pasa por Bruselas, y por Delhi, y por Shangai. Y mientras se siga con el discurso antiguo de Latinoamérica como gran referente en Catalunya el PP suma lo que suma (10% del Parlament) y no suma más. Hay que ser más realista, y mas moderno. Pensar menos en términos de un patriotismo que cada día se lleva menos y más en términos de empresa y visión de futuro. Con perdón.

    • Miguel, todas las vías son posibles, pero la via natural, la que nos lleva al éxito es la de la franca colaboración, la de remar al unísono. Es la vía de la lengua, la vía de no poner fronteras.
      Sobre si es España moderna o no. sin perjuicio, de qeu somos un poco chapuzas, basta por recorrerla. No sé que edad tienes, pero si has viajado por España hace 25 años, y ahora verás la diferencia. Hoy Madrid es una ciudad que esta a la última, en moda, en sevicios, en cultura, en todo. Pero Valencia, no le va a la zaja; mira Zaragoza se esta espabilando; Bilbao con en Guggenheim. La realidad es que nosotros nos hemos parado. Barcelona, va en bicicleta. Barcelona va a 30 por hora; Barcelona es tan sostenible, que se ha puesto insostenible. Culturalmente, un páramo. Todos los buenos se va. Hasta el Beunafuene se ha ido Madrid. Boadella -gustara o no- esta fuera; Toni Miro, y un largo etc… Y no se van a Delhi, o a Shangai. No, no se van a Madrid. A mi me da mucha pena!! Y encima, la culpa siempre la tienen los otros. Tu crees Miguel que estamos haciendo una autocrítica suficiente? No deberíamos poner en tela de juicio muhcas cosas? Te digo alguna: el desden del castellano; la obsesión por ser diferentes (antes era porque debiamos ser mejores, pero al paso que vamos el hecho diferencial llegara a ser el eslabon perdido); la mania por España; la obsesión por Europa y por el mundo pero nos enfrentamos con las Majors porque no doblan en catalán… En fin, nos creemos nuestras propias mentiras, y esto Miquel, i t’ho diu un que es d’aqui, es l’inici de la paranoia.
      Bè xicot, tu vueras que fem.

  3. Toni, hace 35 años que viajo por el mundo y creo saber un poco de lo que se plantea en estos comentarios (facilidad o dificultad de vender en el extranjero bajo determinadas etiquetas). Hablas de “franca colaboración” pero en el fondo piensas en “sometimiento” lingüístico. Fíjate en un detalle: de tres veces que has escrito mi nombre dos lo has traducido. Seguramente ni te has dado cuenta pero resulta sintomático. Apuntar a Bruselas como objetivo no es apuntar contra Madrid. Nadie duda de que Madrid es una gran ciudad, ni tampoco de que Barcelona (y Catalunya) están muy mal gestionadas. Autocríticas todas, yo las hago cada día, aunque en este caso no tengo ninguna responsabilidad ya que no los he votado nunca. Defender mi lengua no es atacar la de mi vecino, de la misma manera que aspiro exactamente al mismo trato por parte de mi vecino. Y en lugar de reciprocidad de trato mi vecino me sale con manifiestos bendecidos por el PP que incluyen flagrantes falsedades sobre la realidad del catalán y del español en Catalunya (la paranoia de la persecució de l’espanyol a Catalunya, quan tu saps que és exactament al contrari). Utilizando tus propias palabras “nos creemos nuestras propias mentiras”. ¿Qué más quisiera yo y muchos como yo que desapareciera el lamentable tripartido? Pero para ello hay que sumar mayorías alternativas, y el PP hasta ahora no ha ayudado mucho que digamos. Diez por ciento es poco y no te quepa duda de que siguiendo con este discurso la vaca de los votos no os dará para mucho más. Triste constatación de una realidad que se repite elección tras elección. Créeme Toni, os faltan asesores que pisen la calle y os transmitan lo que piensan la mayoría de los catalanes sobre el PP, un partido imprescidible para articular alternativas de gobierno pero que vive voluntariamente en una especia de burbuja social. Tu veuràs que feu!

    • Miquel, gràcies pels teus punyents comentaris! La realitat que jo veig, i que jo veuen molts es que “Barcelona perd “glamour”, i Catalunya fa el ridícul. Tot això de les pseudo ambaixades es ridícul. Fer una festa d`obertura a l’Alemanya i no invitar l`ambaixador espanyol. Estem fen el país de la senyoreta Pepis. Això ho veu tothom que viatgi. Ens falta grandesa molt sovint als catalans, i en sobre minseria. No hi ha dubte que la actual situació es molt delicada, amb un CiU fent un discurs d’independència, i un tripartit navegant constantment. Jo penso que es el PP a Catalunya el que ha de senyalar el nord. I aquí estem.

  4. Está a la vista que a Miquel le provoca cierta urticaria utilizar la marca España, hombre Miquel eso se puede plantear directamente como algo emocional sin tener que buscar justificaciones extrañas; no me parece que la marca España este mal posicionada, en algunas cosas mejor que en otras, pero como todos los países. De todas formas la marca País está, a nivel económico, de bastante capa caída desde la globalización.

    Yo siempre le he votado al PP, y seguramente Miquel, el PP que tu planteas no es el que yo quiero, es como si yo diera consejos a CIU de cómo conseguir mi voto, para cuando lo consiguieran ya no sería CIU, la política no consiste en cambiar de principios para conseguir votos, consiste en convencer a los votantes que tus ideas son las correctas, para lo otro ya tenemos al PSOE.

    Y por ultimo recordar que Catalunya no se podrá construir contra España como se está intentando hace años, a quien mas perjudica esto es a los catalanes, me parece absolutamente respetable que alguien pueda defender el derecho a una Catalunya independiente, pero no por ello es más catalán que yo, que defiendo lo contrario.

    Mi abuela materna era catalana, mi abuela paterna aragonesa, mi abuelo materno navarro y mi abuelo paterno castellano, mis padres aragoneses y yo catalán, entenderás que ridículo sería en mi caso ser otra cosa que español.

    Un saludo y espero que nadie se sienta ofendido, no era mi intención.

    • Oscar viva la diversisad!! Esto es Catalunya, muy diversa, pero poco divertida. Esta languida. A ver si con nosotros se anima!!

  5. He vistado bastantes veces Madrid, y he tenido una buena sensación. Soy barcelonés de toda la vida, al igual que Oscar, sólo que mis apellidos me delatan Martínez Blanco (sin i, un invento para diferenciarse), originario de padre nacido en Barcelona, pero hijo de un marinero que se trajo a su mujer galesa de Cardiff y a mis tíos que todos nacieron allí; madre de Logroño, nacida allí por circunstancias de madre aragonesa y padre de origen incierto entre León y Asturias, pero que nación en Irún, de mi abuelo el marinero todavía no sabemos si era de algún lugar de Murcia o de Valencia. En fin, intenté hacer ejercicios espirituales de catalanismo pero no se me dio bien la cosa, tal vez, porque dicen que la sangre no es agua, y, por mucho que fuerces, te sale la vena.
    Bueno, después de este árbol genealógico, porque digo que me sienta bien Madrid, pues porque en muchos aspectos (haciendo abstracción de cadenas alimenticias comerciales, que se extienden por todo el mundo), cuando voy allí no tengo la sensación de que me encuentre en una ciudad prefabricada.
    Me explico, Madrid es una ciudad cosmopolita, porque en muchos aspectos ha sabido mantener sus esencias y existe el Madrid castizo, el Madrid elegante junto con el Madrid internacional, es decir una bella combinación entre lo tradicional y lo moderno.
    Barcelona, en cambio, es un inmenso paqrue temático, donde ya te encentras olor a paella barata hasta en el Paseo de Gracia, como comentaba una vez. Ganamos en glamour a Lloret de Mar, pero no ha demasiada distancia, emvueltos en un mar de turismo al que se le ofrece todo lo que ya pueden encontrar en su país y donde los autóctonos nos sentimos cada vez más desplazados. En mis tradicionales Ramblas, el único lugar, y de aquella manera, donde me puedo tomar un café con cierto aire añejo es el Café de la Opera. Ciertas estatuas humanas, cada vez más, son el supremo monumento a la horterada. Y la mayoría de cafés y bares te tiran para atrás, y no digamos ya de las tiendas de souvenirs.
    Los barceloneses queremos, sin renunciar a lo foráneo, una ciudad a nuestro servicio, equilibrada, y cada vez nos sentimos menos a gusto. Algo tendrá que ver tantos años de Gobierno Socialista y sus posteriores alianzas. Si Toni está lánguida, en muchas cosas a Barcelona la han convertido en algo artificial y superficial, y como ya somos mayores (y no hablo de la edad particular de cada uno), pues ciertos juegos nos aburren bastante. Como vistante de Argentina, a veces me viene aquello de “Mi Buenos Aires querido”, pues y “Mi Barcelona querida”. Me la están matando.

  6. Perdón, por alguna falta ortográfica en lo anterior, no las soporto he puesto “ha demasiada distancia”, porque he corregido algo y se me pasó.

  7. Toni, Oscar y Victor,
    Gracias por vuestros comentarios y, como dice Toni, ¡Viva la diversidad!
    Yo no os voy a aburrir con mi árbol genealógico pues, francamente, no creo que estos datos interesen a nadie.
    Aquí simplemente se ha planteado una nueva evidencia de una clara división de opiniones políticas que, afortunadamente, podemos dirimir cada cuatro años en las urnas. Polémicas similares antes se resolvían a tiros así que, aunque solo sea por las formas, creo que todos debemos felicitarnos.
    Os felicito también por vuestra opción política que, tal como nos dice Toni “és el PP a Catalunya el que ha de senyalar el nord”. El problema del PP en Catalunya es que no convence al 90% de sus potenciales votantes y es solo por esto que yo había planteado que quizá pudiera darse el caso de que cuando una mayoría circula en dirección contraria a lo mejor el que va por el carril equivocado es aquel que pretende “señalar el norte”. Pero leyendo vuestros comentarios posteriores resulta evidente que no, que el 90% de los catalanes estamos equivocados y, en cambio, queda claro que el que “señala el norte” lleva razón.
    Solo deseo aclarar que, por mi parte, de urticaria hacia Madrid y España ninguna. Yo me refería solo al comercio internacional que es a lo que se hacía mención en el primer comentario de esta serie. Pero ya que habláis de glamour, os diré por experiencia que la única marca europea de ropa, calzado y, en general, moda y glamour que vende en el mundo es el “Made in Italy”. Os podría decir también que estoy felizmente casado con una señora española muy orgullosa de haber nacido en Madrid pero quizá hasta este extremo no tendría derecho a pediros credibilidad.

    • Miquel, planteas varios temas interesantes. Déjame que eliga uno. “El problema del PP en Catalunya es que no convence al 90% de sus potenciales votantes “. Te pido -como un favor, y en este fair play del que te también formas parte- que me digas cuáles serían los puntos en que éste 90 % de potenciales votantes nos votarían. Claro, esta sin perder nuestras señas de identidad. Me explico, si se trata de decir que el PP considera que Catalunya es una nació, para este viaje no hacen falta estas alforja.
      Hago extensivo el ofrecimiento a todo el que quiera, en concreto, a Oscar y a Victor que se han apuntado con brillantez y puntería a este debate de “Barceleno pierde glamour
      Concluyo, se trata de jugar en positivo: ¿cuál es el Norte que el PPC ha de señalar para atraer al 90 % de sus potenciales votantes?
      Por su puesto, el fair play, y la libertad de expresión (siempre con la corrección que tenemos) siguen ahí.
      De antemano muchas gracias

  8. Miquel, en Cataluña no existe sometimiento lingüístico si hablamos del catalán. Sí lo existe del castellano y eso nos condiciona. Si los catalanes, por ejemplo, podemos optar a cualquier oposición en el resto de España, no tenemos problema para ello (a excepción del País Vasco y Galicia), por tanto, existe ya una limitación a la libre circulación de un tipo de trabajadores como son los funcionarios o profesores.
    Algunos se quejan de que no pueden desevolverse “normalmente” en catalán, pero la realidad es que al lengua ser cooficial, no está prohíbido hacerlo (Dios no lo quiera), y son los propios catalanohablantes, en su mayoría, los que se cambian constantemente de idioma. Tal vez se sienten hastiados, y no se porque, yo que lo hablo normalmente, a veces he seguido una conversación en catalán y con interlocutor que ha seguido en castellano sin oponerse al catalán, ambos nos entedíamos. Aunque a mi me es idiferente, puesto que mi lengua materna es el castellano. Pero en fin, a nadie se le impide desenvolverse en catalán todo el día, ahora que no lo quiera que lo hablan todos (la famosa frase de que quiero una Cataluña normal).
    El sometimiento lingüístico es del castellano, pues al querer imponer el catalán, confundiendo imposición promoción y apoyo, es donde fallan, y así nos va. Es de una estrechez de miras total.
    Conocía a un indepentista, salvando las distancias de concepto (no digo ideológicas, porque para mi el nacionalismo es una ideología), que decía que al no le importaría que Cataluña fuera como Irlanda, porque imponiendo el catalán lo único que se conseguía es empobrecer al “país”.
    Y, es cierto, por lo menos, estabamos de acuerdo en eso, y es lo que sucede ahora no siendo, siquiera independiente, Catalunya con sus políticas lingüísticas irreales se empobrece, pues provoca fugas de mentes preclaras o, simplemente no vienen, es más, se granjea la adversión de una parte importante del resto de España.
    Por mucho que no quieran algunos, el castellano forma parte del acervo cultural de Cataluña, y se olvidan, que cuando Cataluña, en la Edad Media, era otro Estado, la lengua de prestigio era el occitano.
    Las barreras idiomáticas, en un mundo cada vez mas globalizado, condicionan el desarrollo de un territorio y, a parte de lo que he expuesto antes, aquí tenemos un elemento más de la falta de “glamour” de Barcelona, una mayoría de catalanes que no están dispuestos a sostener guerras linguísticas promocionadas desde “arriba”, porque, mal que les pese a algunos, el pueblo catalán no es un pueblo oprimido, es decir, ocupado por una minoría militar y unos pocos gobernantes y mercaderes, al contrario, el ascensor social, a veces en Cataluña es más rígido que en otras partes de España, implementado por el propio “stablishment” catalanista.
    Se promociona la chabacanería turística, frente a un turismo más culturalmente formado y se pierde dinamismo, por culpa de las barreras lingüísticas, en la implantación de empresas y en la venida de mentes de prestigio a nuestras universidades públicas.
    Y los que decimos ésto es porque amamos a Cataluña y Barcelona en particular. Porque nuestro lema es siempre avanzar, nunca retroceder, pero, desgraciadamente sucede lo segundo por culpa de ciertos empecinamientos.

    • Victor, la cuestión linguistica no esta bien resuelta en Cataluña. Es por ello que la sobreprotección, y la excesiva tutela acaban en imposición, coerción y multas. Si te dijeran que en el siglo XXI, en un pais bilingue se imponen multas si rotulas en una sóla de las lenguas no te lo creerias. el problema es que la coerción se esta volviendo contra los sancionadores. Hoy muchos jovenes conocen el catalán, pero simplemente no lo quieren hablar, porque no les da la gana. Es su forma de ser antisistema. Es típico de la juventud. Con lo cuál estamos ante el tipico problema pescadilla, y ahí estamos en un circulo vicioso. Resultado, aqui no se habla bien ningún idioma, ni se lee, ni se escribe. A los datos de este bloc me remito.

  9. En primer lugar quiero aclarar que las pocas veces que he entrado en este blog y en otros blogs similares ya sé donde me meto. Es decir, las reacciones recibidas en contra no me sorprenden en absoluto. Sé que para mi es algo así como meterme en la boca del lobo de las esencias patrias españolas pero lo acepto con deportividad y humildad franciscana.

    Toni,
    Yo no pretendo que el PP diga que Catalunya es una nación pues, si lo dijera, tu partido mentiría, y a mi no me gustan los partidos mentirosos. Tengo muy claro que para el PP la nación es España. En cambio, para mi, España es simplemente un estado formado por dos o tres naciones, y el resto del territorio sería el que considera a España su nación.
    Pero dicho esto, no solo pretendo sino que creo que democráticamente tengo todo el derecho a exigir que el PP, el PSOE y, en general, los partidos de ámbito estatal, respeten a los que pensamos honestamente que a Catalunya le iría mucho mejor si algún día pudiera aspirar a ser un estado europeo, eliminando los actuales peajes políticos y fiscales españoles. Así de simple. Derecho a decidir el futuro de los catalanes exclusivamente desde Catalunya, no desde Cáceres ni desde La Gomera. Entretanto, si yo voy a trabajar a Ostende tengo claro que he de saber flamenco. Pues si un señor de Lugo decide trabajar en Girona de funcionario debe saber catalán. Fíjate que especifico “de funcionario”, que afecta a menos del diez por ciento de la fuerza laboral de Catalunya. No me inmiscuyo en la empresa privada, allí que cada uno haga lo que le parezca mejor en defensa de sus intereses. Por mi, como si desean desarrollar todas sus actividades en inglés. Pero si el sueldo es público la exigencia del idioma no debería discutirse. Son “public servants” y deben poder servir a la sociedad en ambos idiomas, siempre a elección del administrado y no del funcionario como pasa ahora.

    Victor,
    Me veo incapaz de continuar este debate lingüístico partiendo de tu afirmación -a mi entender, más falsa que una moneda de tres euros- que dice que “en Cataluña no existe sometimiento lingüístico si hablamos del catalán. Sí lo existe del castellano”. Esta frase colará en la Cope, o en Huelva, o en Ciudad Real, pero en Barcelona no cuela. Ya puedes suponer que yo opino exactamente lo contrario. Siento diariamente conculcados mis derechos lingüísticos como catalán por los bilingüistas monolingües (y a menudo militantes) en español. Es inútil discutir sobre evidencias y a menudo tengo la sensación de que no estamos hablando del mismo país. Aquí, nos guste o no, existen dos comunidades lingüísticas:
    -los bilingüístas monolingües, es decir, los monolingües en español que imponen el bilingüismo a los catalanohablantes a las primeras de cambio (viene a ser aquello del “habla en cristiano” de tiempos pasados pero un poco más educado, no mucho).
    -los bilingüistas bilingües, que lingüísticamente hablando constituimos la parte débil de la sociedad, a los que siempre se nos impone renunciar a nuestro idioma ante un militante monolingüe en español.

    No me vale la famosa cantinela de que los territorios no tienen idioma sino las personas. Por esta regla del tres en Catalunya debería impartirse clase en más de un centenar de idiomas. O es que los que tienen el amazig o el suahili como idiomas no tienen derechos?

    Aunque yo nunca me he definido como nacionalista, entiendo que ser nacionalista en España no es ningún pecado, ni siquiera es una ideología. El primer grupo de nacionalistas de la península ibérica es el formado por los nacionalistas españoles, aunque nunca se reconocen como tales.

    Lamento dar aquí por terminada mi aportación a este interesante debate.

    • Apreciat Miquel, perquè de debò t’aprecio encara que no et conegui, encara que discrepi de tu. Ja se que vols deixar el tema (em sembla lògic), però vull fer-te un apunt Espanya es una nació perquè ho diu la constitució. I la sobirania rau en el poble espanyol, es dir, tots inclosos els catalans. Per això hom pot afirmar que tots som nacionalistes espanyols. A mes, hi uns altres que diuen que son, o es senten, nacionalistes catalans.
      Com sempre agraït del te to amable i distes, però sense abdicar de les teves conviccions.

  10. Muy bien, que Miquel de por terminado el debate, no por ello me voy a quedar sin derecho de réplica.
    1. Yo hablo catalán normalmente, casi más que en castellano.
    2. Soy de los que creen que en la COPE se ha exagerado el tema, lo que no quiero decir con ello es que ciertas cosas vertidas en la emisora no sean ciertas.
    3. Ningún bilingüe monolingüe, como dices tu, (yo soy bilingüe pero no mono) te puede imponer nada, siquiera un funcionario, es más existen las hojas de quejas y reclamaciones, y en las relaciones ordinarias entre personas sin oficio ni beneficio, si cambias de idioma es por que quieres, eso ya es una muestra de la poca importancia que se le da/as al catalán. Tampoco pretendas tu imponerles el catalán, que por lo que dices no lo haces (me alegro).
    4.Hay mucho nacionalista (tu dices que no lo eres, por tanto no te sientas aludido), que en grupo se llena la boca defendiendo el catalán y en privado no hace absolutamente nada, se cambia de idioma con extremada facilidad.
    5. Seamos ya realistas, la mayoría de catalanes (aún atodenominándose nacionalistas), no tiene ganas de guerras absurdas, tiene otros problemas que resolver. El catalán está suficientemente protegido, incluso las administraciones dependientes de la Generalitat se saltan a la torera el bilingüismo, ad exemplum, una pobre mujer de limpieza a la que le llevo un tema de baja médica, me trajo la Resolución del ICAM, perteneciente al Institut Català de la Salut, diciendome, Vd. lo entiende -si no se preocupe señora, respondí-.
    6. En resumen, si la gente catalonoparlante no ejerce sus derechos lingüísticos es porque no constituye un problema de primer orden.
    6. Puede más la convicción que la imposición.
    7. Soy español simplemente, con naturalidad, como muchos Martínez, Bosch, Puig, Pérez, Comas, etc. orgullosos de haber nacido en Cataluña y en España.

  11. No volia abusar tant de la teva hospitalitat i saps que volia donar el tema per acabat però… tu em dones més corda. Mira Toni, la constitució no són els 10 manaments, i saps tan bé com jo que no va resoldre el problema territorial de fons que s’arrossega des de temps immemorials. L’altre dia, com a gran argument, em van dir que jo era espanyol perquè així ho indicava el meu passaport. Doncs això, mentre els grans “arguments” de l’espanyolisme no apel·lin al cor i/o al cervell i/o a la butxaca (saben que per aquest camí tenen la batalla perduda) i només incideixin en aquests “red-tapes” con una constitució que diu el que diu perquè es va fer en les circumstàncies que es va fer, o com un passaport que no és res més que un paperot i que avui diu España i demà pot dir una altra cosa, crec que alguns (no sé exactament quants doncs sembla que això encara no es pot preguntar) tenim motius per pensar que encara ens queda una certa esperança de futur. Espanya mai haurà resolt els seus problemes mentre una part dels que hi visquin, tot i disposar d’un passaport espanyol, no se sentin espanyols. I jo d’aquests en conec uns quants, et diria que a Catalunya cada dia n’hi ha més, i encara hi afegiria que aquest és un moviment políticament transversal i al marge dels partits polítics. Al tiempo! I si algun dia vols parlar-ne amb calma no tinc cap inconvenient en fer-ho. Passo sovint per davant del teu despatx, de fet alguna vegada n’he estat client i tot. Ja veus que el món és més petit del que sembla. I ara sí: final improrrogable d’aquest interessant debat, almenys per la meva part (i és que també necessito temps per alimentar el meu propi blog i participar en els debats)

  12. Caramba os habéis pasado de la Moda y el “glamour” al debate nación, país, etc.!!!!!!!! . Como entusiasta de la Moda y de lo que lleva detrás sólo apuntar que el Bread & Butter se va de nuevo a Berlín ¿por qué será?¿Quizás porque España ya no es un país de fiar y Cataluña menos????????

    • Hay que volver a poner glamur en Barcelona. Pero hemos de contar con España: Penelope Cruz, Banderas, Vargas Llosa, y un largo etcetera. Este es el probelma el glamour es casero como la cuajada. Claro pronto se acaba.

  13. Miguel, me encanta tu blog, pero lo triste de tu articulo, es la lectura final, lo que esta perdiendo atractivo al fin y al cabo es España, no se donde nos lleva esta politica de titiriteros. No creo que la solución sea distanciarse, creo que la solucion es unirse. saludos.

    • Apreciado Bloggero, la solución es unirse, pero perdemos “glamour” y esto es triste, pero tiene remedio. Saludos, ¿cómo te llamas? Por cierto, mi nombre es Toni. Me alegra que participes en mi bloc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: