OLOF PALME Y SU MODELO

Felipe Gonzalez y su maestro Palme

Felipe Gonzalez y su maestro Palme

El pasado 20 de Enero asistí en un hotel de Barcelona a la presentación del  libro “Pero quién mato a Olof Palme” (La Patumaire, 2009) del periodista y amigo Ramón Miravitllas. Allí estaba representación la gauche divine catalana encabezados  por Ana Balletbó. De entrada criticas a la derecha, Aznar, Irak. Lo de siempre: balones fuera.

 

 

 

Hay que dejar a lado esta izquierda antigua, la que representa PALME, y profundizar en las ideas. ¿qué significó PALME? A la socialdemocracia, socialismo que acepta las libertades formales, y en consecuencia la alternancia de las urnas, pero socialismo-comunismo en lo social y económico. De PALME bebieron  FELIPE GONZALEZ,  y ALFONSO GUERRA a partir de ahí todo el socialismo español. Las ideas  de PALME –al final esto es lo que vale, las personas somos prescindibles- son las ideas que se nos han “implantado” en España. En educación, sanidad, inversión pública, política fiscal, política urbanística  y un largo etcétera. La base ideológica es muy sencilla, todos somos iguales, y todos hemos de seguir siendo iguales. En consecuencia el que se desiguale lo pagara caro. Este socialismo rancio pregunta al ciudadano, ¿qué te has creído tú, pensar o hacer por ti mismo? No, tu no te preocupes papa socialista se ocupara de todo.

Las propuestas  las conocemos: Estado, Estado y más Estado; Administración; burocracia; losa fiscal; sector público; poder sindical arriba, poder judicial abajo, y mucho más. Este modelo fue barrido del mapa en 1989. Nos guste o no,  el modelo socialista sueco no les gusta ni a los propios suecos.

En España hemos copiado a los suecos. GONZALEZ  y PUJOL, PUJOL Y GONZALEZ.  Mala copia. La prueba: Educación; urbanismo y vivienda; industria; administración y la burocracia.    Ahora es el momento de cambiar de modelo. España se muere de rigidez, rigor mortis. Podemos reavivar el cadáver, haremos el milagro pero no con la anticualla de socialismo que tenemos.

Anuncios

3 comentarios

  1. Y tienes más razón de un santo, te lo dice un asíduo visitante de Suecia, los suecos están un poco hartos. Antes de entrar en el fondo, matizo, lo que diré es mío, no de Antoni, y hago esta matización porque después nos acusan de racistas, cuando en el PP tenemos en nuestras filas a gente de origen magrebí y latinoamericano y yo mismo estoy casado con una argentina, y la que es de derecha en Suecia es su hija, nacionalizada sueca, así que quien quiera tomar las cosas por donde no son, que lo haga, es su problema.
    Y la matización viene porque Antoni ya lo ha dicho casi todo, me quedo con el tema de la emigración, que no lo ha mentado. Actualmente, los suecos a parte de la presión fiscal y la falta de ilusiones que genera tanto igualitarismo, vienen girando su cabeza hacia la derecha porque ven como sus impuestos, que no son pocos, están sirviendo al sostenimiento, con el consiguiente aumento del gasto público, para que sectores de inmigración, que rechaza todo tipo de integración en la sociedad occidental (no hace falta que nombre a quien me refiero), sea beneficiada por un sinfín de ayudas públicas, que prácticamente les permite una existencia ociosa: subvenciones por hijo, creditos blandos para negocios, que si resultan ruinosos no devuelven, gratuidad absóluta de la educación, etc., para quien rechaza el respeto a todas las costumbres del país que les acoge. Precisamente, una de nuestras propuestas, el contrato de respeto a nuestras costumbres, que preconizabamos desde el PP en las pasadas elecciones, por parte los inmigrantes, es lo que quieren muchos suecos.
    Para algunos, demagógicamente tachan a eso de racismo, para nosotros es integración: trabajo y acogida a cambio de algo tan sencillo como es el respeto a nuestra cultura. Cuando una mujer musulmana deambula por la calle varios pasos detras del marido en Suecia (así lo he visto con mis propios ojos) muchas mujeres suecas se sienten indignadas, por poner un ejemplo.
    Los suecos, quieren un poco menos de igualdad y una vida con un poco más de ilusión, ser menos medidos por la vara del Estado y más por el esfuerzo propio. Y es que el humanismo siempre parte del ser humano en su esfera individual, como ser con sentimientos, objetivos e ilusiones y que aspira de forma innata a la libertad. El Estado solo debería estar para que esos justos anhelos deriven en exceso, sino es el propio Estado el que deviene en excesivo, con las consecuencias por todos conocidas enlos últimos tiempos del felipismo.

    • VICTOR UN INTRESANTE COMENTARIO. He oido, que el suecio la tasa de suicidios es muy alta. Oido. No sé si esto es cierto, y cuáles son las razones. Tu tienes documentación sobre el particular, o podrias hacer algún comentario de si es cierto o no, y caso de ser cierto, los por qués.
      Muchas gracias.

  2. Estado solo debería estar para que esos justos anhelos NO deriven en exceso. (Corrijo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: