Internet campo de libertad, también en política

internet

En el siglo XXI Internet es cada vez sinónimo de libertad. Al alcance de un “click” tienes todas las noticias, opiniones, y –encima- en versión original.

La formación de la opinión de los ciudadanos cada vez más estará en la red. Basta comparar las ediciones digitales de los periódicos    de ámbito nacional para comprobar que  cada periódico pone lo que quiere. Mejor dicho cada periódico incluye lo que puede.

La frescura de la red te permite ir a las fuentes, saber que se dijo realmente, o cómo se dijo. Incluso permite ver las imágenes. Pongo un ejemplo,  la manipulación de los comentarios sobre el SIDA en África de Bendicto XVI. Leyendo los comentarios, y visionado el video, he llegado a la conclusión de que la red es un espacio de libertad. Tiene sus inconvenientes pues  dónde hay libertad hay quienes abusan de la libertad, pero es un espacio de libertad.

Anuncios

A proposito de las delcaraciones de Benedicto XVI en África y el Congreso de los Diputados

benedicto-xvi1Se repite la historia. Llegan las elecciones al parlamento europeo. El PSOE intuye una derrota, y trata de evitarla, o al menos, minimizarla. Entonces acude a los tópicos de siempre: la derechona; la corrupción; la guerra de Irak; la Iglesia Católica identificada con el PP; el cambio climático, y el “doberman” que saldrá un día de estos.

Meterse con el Papa sale gratis. Unas pocas protestas formales, pero no creo que el Vaticano nos decrete un embargo. Tampoco que retire el embajador. El motivo es lo de menos pues las declaraciones de Benedicto XVI hablan de que los preservativos no sirven como medida exclusiva para combatir el Sida. Estas declaraciones  las comparten muchos católicos, como es mi caso, otros no católicos, y  hasta jefes de Gobierno africanos. Es una excusa para crispar el ámbiente, y azuzar a unos cuantos.

El desatino es total, y el ridículo de las dos diputadas que votaron a favor de la tramitación roza el esperpento.

Recomiendo que se lea lo que ha dicho el papa en África, y así cada uno se forma su opinión

 

Pregunta: Santidad, entre los muchos males que afligen a África, está en particular el de la difusión del Sida. La postura de la Iglesia católica sobre el modo de luchar contra él es considerada a menudo no realista ni eficaz. ¿Usted afrontará este tema, durante el viaje? Querido Santo Padre, ¿le sería posible responder en francés a esta pregunta?

Papa: Yo diría lo contrario: pienso que la realidad más eficiente, más presente en el frente de la lucha contra el Sida es precisamente la Iglesia católica, con sus movimientos, con sus diversas realidades. Pienso en la comunidad de San Egidio que hace tanto, visible e invisiblemente, en la lucha contra el Sida, en los Camilos, en todas las monjas que están a disposición de los enfermos… Diría que no se puede superar el problema del Sida sólo con eslóganes publicitarios. Si no está el alma, si no se ayuda a los africanos, no se puede solucionar este flagelo sólo distribuyendo profilácticos: al contrario, existe el riesgo de aumentar el problema. La solución puede encontrarse sólo en un doble empeño: el primero, una humanización de la sexualidad, es decir, una renovación espiritual y humano que traiga consigo una nueva forma de comportarse uno con el otro, y segundo, una verdadera amistad también y sobre todo hacia las personas que sufren, la disponibilidad incluso con sacrificios, con renuncias personales, a estar con los que sufren. Y estos son factores que ayudan y que traen progresos visibles. Por tanto, diría, esta doble fuerza nuestra de renovar al hombre interiormente, de dar fuerza espiritual y humana para un comportamiento justo hacia el propio cuerpo y hacia el prójimo, y esta capacidad de sufrir con los que sufren, de permanecer en los momentos de prueba. Me parece que ésta es la respuesta correcta, y que la Iglesia hace esto y ofrece así una contribución grandísima e importante. Agradecemos a todos los que lo hacen.

 

 

 

link de zenti (agencia oficiosa del Vaticano): http://www.zenit.org/article-30567?l=spanish