EL CASO GüRTEL

En nuestro caso también hay una conjura, aunque no va precedida de un asesinato.

En nuestro caso también hay una conjura, aunque no va precedida de un asesinato.

De La Vega pide al PP una explicación razonable de los sucesos relativos a la operación Gurtel.

 

No existe, porque para usted ninguna explicación será razonable; el gobierno y por ende el PSOE no tienen absolutamente ningún interés en la aclaración de todo este asunto de jueces y ministros cazadores antes de unas elecciones, de filtraciones del sumario a periódicos y presunciones de culpa contra derecho.

 

Hemos de ser conscientes en el PP que estamos ante un gobierno con pocos escrúpulos y con una gestión económica y social lamentable, tras el fracaso en las elecciones autonómicas de Galicia son conscientes de que se enfrentan para las elecciones europeas a un más que posible castigo electoral y por ello usarán todas sus capacidades de manipulación para ilegitimizar al PP como institución.

 

No la quiere esta aclaración señora Vicepresidenta, porque lo que realmente le interesa al PSOE en mantener viva hasta las elecciones la duda sobre la honorabilidad de todos los miembros del PP y poder usar los medios afines para dar sensación al electorado de corrupción generalizada en el PP.

 

Nosotros ante esta situación tenemos que mantener la calma y no entrar en su maquiavélico juego, lo que tenga que suceder requerirá previamente una resolución judicial que aclare la realidad de lo acontecido, y cuando todo quede aclarado el PP sabrá, como siempre ha hecho, tomar las decisiones y dar los pasos que sean justos y legítimos tanto a nivel interno como frente a los que hayan podido lanzar insidias y mentiras.

 

En nuestro ámbito como militantes tenemos que explicar a propios y ajenos que las acusaciones no son hechos. Y que no se pueden tomar decisiones sobre personas e instituciones basadas en informaciones viciadas de interés partidista cuando, con casi total probabilidad, están fundamentadas en mentiras.

Anuncios

PORQUE PSG Y EL BLOQUE PERDIERON LAS ELECCIONES

Toda España estaba invadida por las hordas romanas, ¿Toda? Una pequeña comunidad ...

Toda España estaba invadida por las hordas romanas, ¿Toda? Una pequeña comunidad ...

LA CARTA QUE SIGUE ME LA ENVIÓ UN BUEN AMIGO GALLEGO. Con su permiso la publico.

Cuando el poder pide unidad, está pidiendo sumisión. Ha ocurrido siempre y ocurre ahora en Galicia con la política lingüística. Nuestra respuesta ha de ser siempre la misma: mejor división que sumisión.

 

Galicia Bilingüe ha hecho un gran servicio a Galicia al alentar la insumisión civil contra una norma infame. No es ahora el momento de analizar técnicamente las propuestas que hace y que plantean problemas organizativos importantes. Es el momento, por el contrario,  de hacerles ver a quienes nos arrastran a un monolingüismo orgullosamente paleto al que no queremos ir que eso no les va a salir gratis, que estamos dispuestos a provocar y sostener el conflicto y que no nos dejaremos intimidar con sus llamamientos a la unidad.

 

 

Eduardo Cid Sánchez, miembro de la Agrupación de Pontevedra del P.S.de G -P.S.O.E.    

 

D.N.I. 34 714 420 Z

Paseo de Colón Nº 20 2º-A               36002 Pontevedra

SALVAR UNA VIDA O NO ¡THAT’S THE QUESTION!

2009-01-06-pro-life1 (Historia real, contada por Ana al menda. Todos los nombres, incluido el de Ana  son de ficción)

 

Fátima no llega al mes. Nació de casualidad. Su madre –inmigrante en el barrio del Raval de Barcelona- quedó embarazada hace poco más de 9 meses. Fue al médico del seguro, y le diagnosticaron a su bebe espina bífida. Fue el propio médico el que le propuso el aborto para no tener mayores problemas, dijo. FATIMA lo estaba pasando fatal. Su pareja, sus padres, su entorno le parecía bien.  Aborta le decían, tu vida  será muy difícil; siempre esclava de tu hijo; es legal; será infeliz un hijo así.

 

Mi amiga visita como voluntaria  familias en el Raval, y conoció a FATIMA. Le contó su situación. Ana le ánimo a una segunda opinión médica. FATIMA dudaba. Al final accedió. Fueron a un ginecólogo conocido de Ana. Las pruebas no presentaban ninguna deformidad. Hicieron una tercera prueba. El bebe estaba bien.

 

Al final, y con la ayuda de Ana y otras amigas, FATIMA decidió seguir adelante con su embarazo. Le costo, pero aposto por la Vida. Fueron meses malos: angustia, temor, esperanza, ilusión. Su corazón estaba roto. El mundo tambaleba a su pies, las incomprensiones crecieron, a veces, de los más cercanos.

 

Llego el día, el día de los Santos Inocentes –ya sabéis Herodes, los bebés muertos-. Buf!! Esperanza y miedo otra vez. ¿Qué pasara?

 

Nace la niña. Perfecta, monísima,  nada de la espina bífida. La madre contenta, feliz, es  su hija, la quería tanto … su corazón se había dilatado tanto… Había sufrido tanto… Pero valió la pena sufrir. Ahora la tenemos entre nosotros. Sana y salva.

 

      Ana –me dice- no entiendo como somos tan insensibles al drama del aborto, casi 110.000 al año. ¡Qué holocausto!

      Es cierto Ana, e irónicamente le respondo, quizás es que los bebés en vientre de su madre tienen pocos defensores cuando las cosas se tuercen. Menos mal que tú estuviste ahí.

 

Bien por todos, esta vez fue to be!